La mano de la Educadora

El Instituto Lóczy fundado por Emmi Pikler, acoge a niños de 0 a 6 años que no pueden ser atendidos por sus familias.

Un punto clave es la formación de los trabajadores ya que han de garantizar un vínculo que dé lugar a un desarrollo armónico y equilibrado de su personalidad.

Otro punto importante es el trabajar los estímulos, especialmente los táctiles. Estos estímulos pueden dar lugar a diferentes situaciones:

  • Gestos del adulto:

Algunos ejemplos de estas situaciones podrían ser:

  • EL contacto corporal a veces puede llegar a ser ofensivo, frustrante, incómodo…
  • EL niño expresa sus sensaciones a través del comportamiento.
  • Con movimientos agradables, el bebé se relaja.
  • EL niño se prepara para ser cogido y se relaja antes de que lo toquen.

El bienestar del niño depende en gran parte del adulto, por ejemplo: la manera que tiene de tocarlo, hablarlo…

La repetición de diversas situaciones como es el caso de las rutinas tiene gran influencia en los gestos de la educadora. Son movimientos que se convierten en mecánicos y casi automáticamente el adulto no puede centrarse en los detalles y esto da lugar a que el niño no se pueda preparar para los gestos o movimientos que van a suceder en los diferentes momentos del día como pueden ser el cambio de pañal, la alimentación, el sueño…

La educadora es capaz de deshacerse de estos gestos rápidos pero para ello es importante el interés y el esfuerzo por conseguir una cooperación con el niño.

Podemos concluir que la mano del adulto es una fuente importante de experiencias.

Belén Saori

Belén Saori

Eduacdora

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies