Maneras de decir “no” a tus hijos

Los padres usamos demasiadas veces la palabra “no”, sin ser conscientes de que tantas negativas podrían afectar al desarrollo emocionalPero, decir “no” a veces es necesario por lo que conviene saber cómo hacerlo.

  • Ni “sí” ni “no”
    Hay padres que siempre dicen “sí”, según los expertos, resulta igual de dañino a nivel emocional que el empleo abusivo del “no”.

Los niños necesitan escuchar a veces un “no” por respuesta porque es algo a lo que se enfrentarán con frecuencia en su etapa adulta. Un niño que sólo conoce el “sí”, se sentirá frustrado y confundido ante una repentina negativa, y vivirá una realidad sin límites que no será la que encuentre cuando crezca. Por el contrario si nuestros hijos sólo están acostumbrados a escuchar el “no su capacidad de decisión se verá afectada e influiremos de forma negativa en sus vidas.

  • El “porque no” no sirve. Dale una explicación.

Los niños necesitan entender el porqué de las cosas, explica los motivos de tu “no”. De esta forma te entenderá y asumirá mejor tu decisión.

  • Busca alternativas.

Un “no” siempre se encaja mejor si te ofrecen alternativas similares a la prohibición que te han dado. 

  • Pero… ¿realmente mi “no” está justificado?

Hagamos un sencillo ejercicio: ¿cuántas veces habremos dicho a nuestros hijos que “no” por simple comodidad nuestra?

Por ejemplo: Tu hijo quiere saltar en los charcos, ¿realmente la acción de nuestro hijo se merece ese “no”? ¿Qué es lo que peor que puede ocurrir?: ¿Que se moje?, ¿que se ensucie? ¡ Nada que no podamos solucionar. Los niños son niños y como tal deben jugar, experimentar Forma parte de su desarrollo y aprendizaje y sólo así conocerán por sí mismos las consecuencias que tienen sus actos.

  • Actuación – Consecuencia – Aprendizaje

Los niños, al igual que nos ocurre a los adultos, aprenden a base de probar, experimentar, caer y levantarse.

LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS HIJOS NO ES UNA FORMA POSITIVA DE EDUCAR PORQUE LES COARTA SU AUTONOMÍA Y CAPACIDAD DE DECISIÓN. EL NIÑO CRECERÁ INSEGURO, SIN SABER TOMAR SUS PROPIAS DECISIONES Y SIN PODER APRENDER DE LAS CONSECUENCIAS DE SUS ERRORES.

Lógicamente, si la actuación del niño conlleva un riesgo, los padres debemos pararla y ofrecer otras alternativas. Debemos permitir que se equivoquen.

  • Dejemos el NO únicamente para situaciones inquebrantables.

Pero hay ciertas situaciones donde un “no” es un “no” y no cabe negociación posible ni búsqueda de alternativas.

Por ejemplo: Si ves a tu hijo a punto de cruzar la carretera sin vigilancia, el “NO” que te saldrá,será un “no” lógico y justificado. Su vida está en peligro y debe entenderlo de forma contundente y tajante.

  • Elogia su esfuerzo y sus pequeños logros.

Según los expertos, elogiar el esfuerzo les ayuda a mejorar su autoestima y a aprender de sus errores de forma positiva y constructiva.

  • Utiliza el humor.

Cuando los niños son pequeños se creen capaces de poder hacer cualquier cosa, pero los adultos sabemos que no siempre es así. Su edad, estatura, falta de conocimientos o su escasa fuerza física…podrían dificultar ciertas actividades o tareas.

Si nuestro niñxs están muy empecinado en hacer algo, ya podremos explicarle mil veces los motivos que, probablemente no sólo no  entienda sino que acabe sintiéndose herido o poco valorado.

EN ESTAS CIRCUNSTANCIAS NO HAY NADA MEJOR COMO USAR EL HUMOR PARA DESDRAMATIZAR UNA SITUACIÓN, ENSEÑARLES A REÍRSE DE SÍ MISMOS Y A ACEPTAR QUE TODO EN LA VIDA REQUIERE DE PRÁCTICA Y APRENDIZAJE.

Laura

Laura

Eduacdora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies